viernes, 3 de diciembre de 2010

acumulación dañina de amor desmesurado.





No puedo remediar el morirme de envidia ante cualquier muestra de amor que veo entre una pareja, desde hace un tiempo a esta parte. No es algo que busque desesperadamente, siempre he pensado que eso no se busca, si no que llega solo. Hay tantas ganas de compartir, de vivir, de reír, de besar, de emocionarse, de volar, de sentir, de abrazar,..

Hay tantas ganas de que mi corazón vuelva a sentirse roto..

1 comentario:

Mi vida en rojo dijo...

Cómo me alegro de haber encontrado tu blog, ¡qué maravilla! Me encanta, te sigo desde ya mismo.

Besos rojos,

www.rojorougered.blogspot.com